Confirmación en la Parroquia del Buen Pastor

Confirmación en la Parroquia del Buen Pastor

Aunque la eucaristía comenzaba a las 19.30 h., del viernes, 6 de junio, nuestro Obispo diocesano, monseñor Rafael Zornoza Boy, llegó tres cuartos de hora antes para estar con los diecisiete jóvenes que iban a recibir el sacramento del Espíritu Santo. Fue un diálogo, espontáneo y profundo, el que mantuvo D. Rafael con los confirmandos, muchos de ellos llevan en la parroquia desde su primera comunión y están comprometidos en catequesis o en el proyecto de Juego de Niños de Cáritas. Me quedo con una de las respuestas de uno de ellos, que confesaba emocionado: ‘Para mí la parroquia es la vida, sin ella no sería nada de cuanto soy’.

Estos jóvenes han participado en varias de las adoraciones de los viernes que organiza la Diócesis. Y eran bien conocidos ya para el prelado que no dudó, en más de una ocasión durante la celebración, en tomarles cariñosamente el pelo.

La iglesia del Buen Pastor estaba abarrotada de familias y miembros de la comunidad parroquial, religiosas de los Sagrados Corazones y varios concelebrantes de los Sagrados Corazones. En su homilía, monseñor Zornoza invitó a los jóvenes a recibir el Espíritu para vivir la santidad, con varias citas del papa Francisco, en las que destacó la importancia de ser testigos y discípulos de Jesús, dejándonos guiar por la ‘borrachera’ del Paráclito. Especial fue el momento de la crismación. D. Rafael fue ungiendo despacio a cada uno, dirigiéndoles una palabra personal.

Después de la comunión, los confirmando dieron gracias a Dios por todo el proceso que han seguido y por el nuevo camino que comienzan al integrarse en las comunidades juveniles de la Parroquia. Luego, varios jóvenes de comunidades juveniles les dieron la acogida a esta nueva etapa en su vida cristiana. A continuación, el párroco, Fernando Cordero ss.cc., agradeció a D. Rafael su presencia, ya que había estado aquejado de fiebre: ‘muchas gracias por ‘contagiarnos’ su alegría y por el cuidado que, como padre, nos hace continuamente a esta comunidad parroquial, que tiene delante de sí tantos desafíos de pobreza y desigualdad y que vive comprometida con los más necesitados en estos barrios’.

Al finalizar la eucaristía, el animado coro, dirigido por Antonio Cornejo de Haro, continuó con varias canciones expresión de la fiesta, mientras que el obispo se hacía fotografías con los confirmados. Concluyó el evento con un ágape en el patio de San Damián de Molokai.

Redacción